martes, 3 de mayo de 2011

CAPÍTULO III



BULLYING EN LA CIUDAD DE MÉXICO


SITUACIÓN DEL BULLYING EN LA CIUDAD DE MÉXICO
La situación del Bullying en la Ciudad de México no varía mucho de la que se presenta en otras grandes urbes del mundo, las escuelas y los salones son grandes, con muchos alumnos (más aún si recordamos que son los niveles de educación básicos, a los cuales asisten muchos niños aunque después no puedan mantener sus estudios y tengan que abandonarlos). Debido a la gran cantidad de alumnos las autoridades escolares internas se ven impedidas de observarlos detenidamente y, muchas veces, ni siquiera se plantean la idea.
En la ciudad esta situación adquiere importancia si tomamos en cuenta las miles de cosas que pueden ocurrirle a un niño y lo mucho que puede aprender de ellas. No es solo la cantidad de violencia que presencia a diario con personajes de carne y hueso, sino también la que está a su alcance por medio de radio y televisión.
Anteriormente comentamos un caso en el cual no había violencia familiar, el agresor había llevado una vida de educación “adecuada” y tenía calificaciones excelentes, se pensará que todo lo anterior sobre las condiciones que normalmente hay para que un niño se vuelva agresor no es cierto, que tal vez la investigación no dará frutos, o que nada de lo anterior aplica en México. La diferencia radica en que los niños mexicanos, además de la violencia que los rodea y a muchos parece normal, también les afecta considerablemente lo que ven en la televisión, muchos niños solo la ven sin que esto les perjudique en prácticamente nada; pero hay muchos más que sienten una cierta atracción por practicar aquello que ven. Todos quisimos ser como algún dado personaje de televisión alguna vez y eso, indudablemente sigue ocurriendo.
No siempre esos personajes salvan a sus amigos y familiares pacíficamente y a todos los niños les gusta sentirse héroes, esto mezclado con que algunos niños creen que la violencia es normal y forma parte de ellos desde el momento de su nacimiento, a veces provoca desgracias aún mayores que las que ocasionaría un caso de Bullying común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada